Centro Cultural del Ferrocarril

La estación del ferrocarril forma parte del patrimonio industrial de la ciudad de Pachuca, construida a finales del siglo XIX en la época de Porfirio Díaz. Dentro del área de la antigua estación, sobresalen además construcciones como algunos talleres, oficinas, aulas de capacitación y una pequeña capilla. La estación de Pachuca recibía frontalmente a los trenes, debido a su condición de terminal de la línea Ferrocarril de México, a diferencia de otras estaciones las cuales guardan una posición paralela a las vías del ferrocarril.


En 1999 se abrieron las puertas del Centro Cultural del Ferrocarril, dirigido especialmente al sector infantil y juvenil. En este espacio confluyen profesionales y amateurs como reflejo de la participación ciudadana a través de la creación, producción y difusión de expresiones culturales diversas para la realización de actividades
artísticas. Se habilitó una de las bodegas de la estación para convertirla en foro alternativo.


Como cada verano, desde el 2001, se convierte en la sede de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Hidalgo (FLIJH) y del Programa de desarrollo cultural infantil “Alas y Raíces”.

(Lorenzo Monterrubio, 2000)